viernes, 29 de marzo de 2013

Reflexión sobre la educación “pre-universitaria”.


DE LAS ACADEMIAS PRE-UNIVERSITARIAS A LOS COLEGIOS “PRE”

Por: Eddy Romero Meza. Educador y miembro de la Asociación Educativa y Cultural Educrítica.

Entre los años 80”s y 90”s, se popularizaron en Lima (y actualmente en provincias) los denominados centros de preparación pre-universitarios. De nombres diversos y variopintos (predominando el nombre de insignes matemáticos), muchos de estos lograron con el tiempo hacerse de un mercado objetivo entre un público ávido de ascenso socio-económico a través de la educación superior. Legítima aspiración entre padres y jóvenes de clases medias golpeadas por las constantes crisis y las generaciones descendientes de pujantes migrantes andinos. Sin embargo este “sector emergente” de “educación alternativa”, para asegurar mejores rendimientos en los exámenes de admisión de conocidas universidades (San Marcos, UNI, Villarreal, entre otros), pronto institucionalizo una perversa lógica de “educación para el ingreso a la universidad”, la cual se personificó en la posterior creación de los mal llamados “colegios pre” (o sea pre-universitarios, aunque muchos de sus estudiantes no quisieran seguir este camino).

El discurso efectista de “preparación exclusiva para asegurar el ingreso de tus hijos a la universidad”, contiene también una serie de preguntas implícitas que deberíamos formularnos: ¿Qué pasa dentro de esas aulas?, ¿qué metodologías se emplean?, ¿realmente basta con el ingreso a la universidad?, ¿quiénes son los responsables del surgimiento de este sistema que forma cada día a decenas de miles de peruanos? Aunque es un tema complejo, es posible una aproximación a las respuestas. En primer lugar, sobre las metodologías de los colegios pre, pues simplemente se trasladó los métodos de las academias pre-universitarias a las escuelas que estos mismos crearon: memorismo, pruebas limitadas a marcar alternativas y los permanentes exámenes simulacro “tipo admisión”, entre otras perlas. En segundo lugar, sobre si realmente basta esto, investigaciones hechas por la Universidad del Pacifico (1), demuestran que los estudiantes que provienen de “colegios pre”, muestran menor rendimiento frente a las exigencias que plantean los estudios superiores: investigación, redacción, trabajo en equipo, habilidades de comunicación, capacidades para argumentar y debatir, etc.

Finalmente sobre los responsables de este sistema, hallamos la respuesta en dos niveles: los responsables directos y los responsables indirectos. Sobre estos últimos, afirmamos que son múltiples los actores y factores: el Estado y la crisis de la educación pública, el discurso de “éxito en la vida” de los medios de comunicación (asimilado por padres y maestros), así como un extendido sistema neoliberal-criollo de mercantilismo educativo. Respecto a los responsables directos, pues están en primer lugar muchos padres con una visión limitada de la educación y valores en que deben ser formados sus hijos. También los empresarios que ven en la formación escolar oportunidades de lucro sin ninguna responsabilidad de desarrollo humano verdadero; de igual modo,  universidades que mantienen cuestionables sistemas de ingreso y que además han entrado a este siniestro juego a través de la creación de sus propios “centros pre-universitarios”.

Cabe destacar que a pesar de esto, existen importantes esfuerzos por modificar esta situación. Muchos docentes del sistema pre (profesionales de otras carreas en su mayoría) han ido incorporando nuevas estrategias pedagógicas y mejorado sus prácticas en general. Nuevos colegios con propuestas diferentes han aparecido y tienen acogida entre los padres (a quienes se suele menospreciar en general en nuestro sistema). Si bien el panorama educativo suele ser desalentador, tampoco puede minimizarse o invisibilizarse importantes esfuerzos o iniciativas de diversos sectores de la sociedad: maestros, ONGs, empresas con responsabilidad social, organismos públicos, entre otros. La situación presentada podrá mejorar, en la medida que no olvidemos que la educación es un derecho, que implica también el deber de promoverla y defenderla.

(1)   BELTRÁN, Arlette y LA SERNA, Karlos. ¿Cuán relevante es la educación escolar en el desempeño universitario? Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico (Documento de Trabajo Nº 85). Lima, 2009.

Eddy Walter Romero Meza. Licenciado en Educación por la Universidad Peruana Cayetano Heredia, con especialidad en Ciencias Sociales. Presento la tesis “Nociones de tiempo cronológico y tiempo histórico para la comprensión de los contenidos de historia”. Interesado en temas de didáctica de las ciencias sociales y promoción ciudadana. Es integrante fundador de la Asociación Educativa y Cultural Educrítica. Actualmente se desempeña como profesor de historia, entrenador de debate y capacitador en proyectos de ciudadanía y democracia. Contacto: eddyromeromeza@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada